lunes, 4 de abril de 2016

                          Parroquia de San Antonio

         Esta Iglesia tiene sus orígenes en una ermita que existía en el mismo lugar, antaño denominada Campo de la Jara. El edificio actual es de mediados del S.XVII, aunque ha sufrido diversas reformas en épocas posteriores, siendo la de mayor entidad la llevada a cabo a mediados del S.XIX.
                                                                                                          Exterior 


       La fachada principal tiene una interesante portada barroca de piedra arenisca dividida en dos cuerpos, sustentado por columnas corintias el primero y salomónicas el segundo, donde se abre una hornacina con la imagen de San Antonio en mármol.
      Una profusa decoración complementa su estructura, que es obra original dentro del barroco gaditano, muy relacionada con la escuela dieciochesca sevillana.
       

     La fachada principal es de gran vistosidad por las dos altas torres que la enmarcan, responde en líneas generales a la reforma de 1858, si bien el último cuerpo de estas fue realizado a mediados del S.XX.
      La fachada que se abre a la calle Zaragoza articula sus espacios con fajas almohadilladas y grandes vanos ovalados y se corresponde con la obra realizada en el patio contiguo en 1871.

                                                                                                            Interior



      Tiene planta de cruz latina con tres naves, la principal se divide en cuatro tramos por pilastras y sobre las laterales se disponen tribunas abiertas por medio de balcones, ocupando el tramo de los pies el coro, que sitúa en alto.



     La cubierta es de medio cañón con lunetas y arcos fajones en la nave central y de bóvedas vaídas en las laterales, 



situándose en el crucero una cúpula semiesférica sobre pechinas rematada por linterna.



        El retablo mayor realizado en madera policromada imitando mármoles, es obra neoclásica del S.XIX. Fue levantado en 1856 por Manuel García del Álamo, que se basó para su realización en un diseño de finales del S.XVIII, debido al arquitecto Martín Rodríguez. 



   Se compone de banco, un cuerpo dividido en tres calles por columnas corintias de fuste estriado y ático.



      La hornacina principal está presidida por la imagen de la Virgen del Patrocinio y en las calles laterales se sitúan las de San Antonio y San Francisco de Paula, todas tallas relacionadas con la producción de Pedro Roldan y pertenecientes al anterior retablo mayor.



        El ático está ocupado por una talla dieciochesca de San Hiscio. 

   En los paramentos laterales del presbiterio hay dos lienzos decimonónicos que representan a San Pedro y a San Pablo. 



   En el lado del Evangelio del crucero se encuentran los retablos de la archicofradía de la Columna, ambos de madera policromada.
      

 El que ocupa el testero principal es obra de la segunda mitad del S.XVII y está dividido en tres calles por columnas salomónicas, ocupando la hornacina principal la imagen del Cristo de la Columna, talla de madera policromada relacionada con Alonso Martínez y Jacinto Pimentel y realizado hacia 1669. La columna es obra mexicana realizada en la segunda mitad del S.XVII.

        El retablo contiguo es una composición a base de diversos elementos de otros similares y en él se sitúa la imagen de candelero de la Virgen de las Lágrimas, obra del S.XVIII, reformada recientemente. En este mismo lado, el primer tramo tiene un pequeño retablo barroco de fines del S.XVII, con mesa de altar de mármol de origen genovés, en él hay dos tallas de madera policromada de San José y San Juan Bautista, atribuibles a Luisa Roldán.
      En el tercero hay un retablo dieciochesco con el grupo escultórico de Tobías y el Ángel de cronología similar.
      La última capilla está ocupada por un altar neogótico con la imagen contemporánea de la Milagrosa.
     

   La capilla de los pies del lado de la Epístola, que es la bautismal, se cierra con una reja de madera tallada y torneada de la segunda mitad del S.XVII y está presidida por el crucificado de la Aguas, obra italiana en madera policromada del S.XVIII.


      La segunda tiene un retablo dieciochesco de estípites (Columna o pilastra troncopiramidal invertida que a veces tiene funciones de soporte y también antropomorfa. 



   Es frecuente verlos superpuestos unos a otros) en cuya hornacina se sitúa la imagen de San Francisco de Paula, obra de candelero del mismo siglo.



     Al siguiente tramo se abre la capilla Sacramental, cuya construcción se inició en 1868 según proyecto de Fernando Ortiz Vierna. Se trata de un conjunto muy representativo de la estética isabelina gaditana, en el que se evoca la arquitectura florentina del cuatrocento. 
   En el arco de acceso se sitúa una lámpara rococó de plata y una reja de hierro fundido con profusa decoración cierra el ámbito de la capilla. 



   La planta es ochavada y se cubre por cúpula sobre pechinas formada por tambor y media naranja. Los muros van cubiertos por taraceas de mármoles de colores enmarcadas por pilastras del mismo material que se decoran con grutescos. 



   En los ochavos se abren hornacinas donde se sitúan las esculturas en mármol de los cuatro evangelistas. En la zona superior se disponen una serie de fondos que albergan un VíaCrucis cuyas estaciones son relieves de mármol blanco.
      

    Las pechinas y arcos se decoran con lienzos de motivos eucarísticos y la cúpula está cubierta con pinturas al fresco. 



La mesa de altar y el sagrario que presiden el conjunto responden a la estética neogótica.


    
    En el testero principal correspondiente al lado de la Epístola del crucero hay un retablo barroco de madera policromada imitando mármoles fechable a mediados del S.XVIII y atribuido a Gonzalo Pomar. En su banco, hay una talla de Santa María Magdalena de Pazzis, obra de factura italiana que fue titular de la antigua cofradía de florentinos establecida en esta Iglesia desde el S.XVII.
       Ocupa la hornacina principal la imagen de candelero de la Virgen del Mayor Dolor, realizada a mediados del S.XVIII y vinculable a la escuela levantina. El resto de las hornacinas están ocupadas por tallas de diferentes santos servitas contemporáneos del retablo. En el muro frontal de este mismo ámbito del crucero hay un pequeño retablo de cronología similar al anterior, presidido por una imagen contemporánea del Corazón de Jesús, y en los laterales hay tallas dieciochescas. Sobre él se dispone un lienzo que representa la Oración en el Huerto, firmado por Antonio Gallardo en 1720.
      

   La nave central tiene un púlpito decorado con taraceas de mármoles, que es obra de mediados del S.XVIII, al igual que su tornavoz, realizado en madera tallada y dorada.
       Las pilastras que articulas los tramos de la nave se decoran con lienzos de la misma fecha que representan arcángeles y la Trinidad.
      

  En el coro hay un órgano cuya caja está realizada en estilo neoclásico a mediados del S.XIX.
    

  En el segundo tramo de la nave de la Epístola se abre una puerta por la que se accede a la capilla del Patrocinio y patio, dependencias destinadas también al culto.
     

  La capilla del Patrocinio tiene planta rectangular con cubierta plana y está presidida por un retablo rococó de movidas formas con una talla dieciochesca de la Virgen titular obra de Pedro Laboría. A los lados del altar tenemos dos pinturas de escuela murillesca del S. XVIII que representan el éxtasis de San Estanislao de Kostka y una alegoría de Santa Cecilia respectivamente. 



   En el lateral se sitúa un pequeño retablo, también rococó con la imagen contemporánea del Beato Diego de Cádiz.       Los muros se decoran con varios lienzos de temas marianos realizados en los siglos XVIII y XIX. En los pies de la capilla hay una talla contemporánea de Cristo Resucitado, realizada por Luís González Rey.
     

   Junto a la puerta de acceso al patio hay un retablo de madera pintada donde se encuentra una imagen de la Virgen de la Soledad, dolorosa de candelero del S. XVIII.
    

   El patio fue construido en 1871 según diseño de Fernando Ortiz Vierna, en el que se encuentra la imagen de candelero del Nazareno de los Desamparados, popular imagen dieciochesca conocida como el “Cristo del Patio” que viste túnica bordada del S.XIX y porta cruz de plata de la misma época.
     



    En otra pequeña capilla hay un retablo neoclásico con la talla de candelero de la Virgen del Carmen, obra del S. XIX. Esta imagen de Jesús Nazareno fue la titular de la “Hermandad del Stmo. Cristo de las Misericordias, Purísima Concepción y Sr. San José”, fundada a mediados del s. XVIII. Es una de las imágenes más devotas de Cádiz. Consiste en una talla de candelero, respondiendo a la tradición hispana de vestir a las imágenes y su hechura se centra en la cabeza, manos y pies. Porta sobre sus hombros cruz de plata de ley, de fines del setecientos, al igual que la corona de espinas y potencias. Pertenece a la escuela genovesa y guarda gran relación con las obras realizadas en el taller de Antonio Molinari. Cristo de los desamparados, vulgo “Señor del Patio”
        En la sacristía hay varios lienzos de interés realizados en los siglos XVIII y XIX entre los que destacan un Cristo zurbaranesco fechable a mediados del S.XVII, un cuadro de ánimas de origen mexicano y un Niño Jesús dormido del estilo de Cornelio Schut. El último está enmarcado por una estructura neoclásica de mármol diseñada por Torcuato Benjumeda en 1798 a expensas del Ayuntamiento para situarlo en la fachada de la Iglesia como recuerdo de las predicaciones del Beato Diego de Cádiz.
     En las dependencias de la parroquia se guardan varios objetos de interés artístico. Destaca la colección de bordados y orfebrería con un terno completo bordado en oro sobre tisú blanco y otro bordado en oro y plata sobre terciopelo negro, varias casullas y dalmáticas y otras piezas sueltas de los siglos XVIII y XIX. La orfebrería cuenta con diversas obras de los mismos siglos, como la ráfaga rococó de la Virgen de la Soledad, (el arco que la recorre o los rayos como la Virgen del Rocío) un portapaz con la imagen del Salvador, varios cálices y una custodia neoclásica.
    Algunas esculturas y lienzos completan la colección, entre ellos hay un crucificado de marfil, con cruz de ébano y plata, regalo del rey Carlos III a la parroquia, y un busto en madera policromada de la “Dolorosa” del siglo XVIII.



    Cofradías Venerable, Real y Muy Ilustre Archicofradía de la Santísima Resurrección y Penitencia de Nuestro Padre Jesús Atado a la Columna y Azotes y María Santísima de las Lágrimas
     La talla del Cristo es obra de Jacinto Pimentel ejecutada en 1660, y bendecida al año siguiente, en madera de cedro, restaurado por Enrique Ortega. Los dos sayones que flagelan al Señor están realizados en madera de pino por el genovés Jácome Mayo, en 1774, al que se le pagaron 2.250 reales de vellón; han sido restauradas por José Miguel Sánchez Peña.
      La imagen de María Santísima es obra del también genovés Domenico Giscardi en 1776, y por la que se pagan 450 reales de vellón. Fue restaurada por Antonio Dubé de Luque en 1985. La corporación cuenta también con un San Juan y un San Pedro, tallas de raigambre genovesa.
    La Virgen de las Lágrimas fue la primera dolorosa en procesionar en Cádiz bajo palio en 1925, ya que anteriormente se hacía en templetes. La columna de plata cincelada a la que está atada el Señor, fue donada en 1666 por dos hermanos marines el capitán Simón de Sierra Fonseca y el capitán Velázquez Larios, cofundadores de la Cofradía. La misma fue realizada en México por Francisco Suárez.
    


   La actual talla del Señor Resucitado es obra de Luis González Rey de 1993, quien en 1997 y en 2012 la restaura aplicándole diversas mejoras de talla y policromía. Anteriormente, procesionaba una imagen atribuida al escultor genovés Domenico Giscardi, realizada en el siglo XVIII, que fue restaurada en 1960 por Francisco Buíza Fernández.


Bibliografía: - Cádiz en el S.XIX. Alberto Ramón Santana - Cádiz en el S. XX. José Luís Millán Chivite - Cádiz. Juan Alonso de la Sierra. - Enciclopedia gráfica gaditana, Vol. I

 Mª José Urbano Delgado

Fotos: J. Luis Varela           Pinchar en la foto para ampliar